NEGOCIOS DE ÚLTIMA HORA

La gira emprendida por el presidente Mauricio MACRI por treinta ciudades de Argentina, buscando el milagro de dar vuelta el resultado de las PASO del 11 de agosto, ha conformado la organización de un raid desesperado, con abierta malversación de caudales públicos.

Un caso concreto de la comisión de ese delito flagrante, lo constituye la descarada presencia de Hernán LOMBARDI en forma previa a la presencia del supuesto ingeniero a cada ciudad.

Solo en la jornada del 25 de septiembre ha utilizado los aviones oficiales y los helicópteros a mansalva realizando seis viajes, pagados ilegítimamente por la misma clase media boba que increíblemente los aplaude por honestos.

En otros tiempos y con fines mucho menos egoístas, nuestros queridos CHALCHALEROS también hicieron una gira de despedida por todo el país, pero con matices muy diferentes a los del actual mandatario.

Porque la gente iba a los espectáculos por amor al folclore y no a los privilegios de clase, no usaban la cadena nacional para promocionarse, pagaban sus pasajes de avión, e invariablemente siempre les pedían otro tema más.

Y siempre les rogaban que no se bajaran del escenario, y lo más importante es que, saludaban a todos después de más de medio siglo de éxitos, y no después de cuatro años de constantes fracasos.

En el primer acto realizado en Barrancas de Belgrano el sábado 28 de septiembre, el presidente le habló a la clase media, afirmando que es la que mayor esfuerzo ha hecho en los ajustes.

Y por ese reconocimiento lo aplaudieron a rabiar, precisamente porque los que estaban en ese lugar privilegiado de Buenos Aires forman parte de los que no han puesto el hombro ni para dormir.

Y para que no queden dudas de que las frases al viento de campaña son sólo eso, les aseguró a las empresas mayoristas distribuidoras de energía un aumento anticipado de más del 20%, para hacerse efectivo en Febrero de 2020, cuando él ya no esté y otro se tenga que hacer cargo del muerto monopólico.

Y como no podía ser de otra manera se han empezado a asegurar en los últimos cien metros de esta perversa salida indecorosa, los negocios de última hora de los amigos financiadores de todas las mugrientas campañas de estos años.

Uno de los más jugosos es el cambio de actualización de las tarifas indemnizatorias derivadas de accidentes del trabajo, con el argumento de que no hay que desfinanciar al sistema, y que ese pago menor que recibirán las viudas de trabajadores y los trabajadores discapacitados, en realidad es para su beneficio, lo que ya constituye una maldad infinita.

Resulta que con el cambio de sistema por el DNU 669/2019, que encima pretende ser retroactivo en violación a todo el orden legal argentino, los trabajadores van a recibir un interés anual del 30,6% cuando hasta ahora era del 71,77%.

Por este pretendido cambio usurario las empresas especuladoras del manejo de fondos indemnizatorios llamadas ART, van a colocar sus fondos en plazos fijos bancarios en vez de pagarles a los trabajadores o las viudas, y van a juntarla con pala.

Como se aprecia los ciudadanos que trabajan y que sí ponen el hombro y sus vidas al país (en Vaca Muerta han muerto ocho trabajadores desde el cambio de condiciones de trabajo), son esquilmados otra vez, y la tardanza de las discusiones legales por el grosero decreto, los van a poner en situación de tener que aceptar tarifas menores a las que les corresponderían.

Por medidas como éstas del aumento de la energía o el regalo de fin de año a las aseguradoras para que literalmente le confisquen los haberes a sus clientes cautivos, los bancos y las ART tienen ganancias fabulosas que, en medio de la actual crisis bailan la conga gracias al autoritario mandamás de turno.

El perfil perverso del grupo de elite que gobierna las Argentina desde Diciembre de 2015, saldrá a la vista de todos por la puerta chica, rapiñando todo lo que puedan antes de que el último apague la luz.

Por eso resulta espeluznante ver que este improvisado y torpe presidente saliente todavía convoque a gente que, abandonando los odiosos globitos amarillos que con su color identificaban claramente el fracaso, lleven banderitas argentinas o carteles con el atrasado SÍ SE PUEDE!

El escenario patético de actos de última hora, generados más por salvar lo poco que queda de la imagen del mejor equipo de los últimos cincuenta años que por mejorar la condición de millones de Argentinos, son un gasto inútil y trasnochado.

Todo vale en nuestra Argentina maltratada por empresarios sin escrúpulos y oligarcas de poca estatura moral, que no van a desperdiciar la oportunidad de arrasar hasta el último momento con la buena fe de los que, engañados por sus cantos de sirena les votaron.

Y les dieron la olvidable oportunidad de detentar al mismo tiempo durante cuatro años, los resortes de la economía concentrada que siempre tuvieron más las instituciones del Estado, para poder prostituirlas a su antojo y financiar sus fiestas de clase.

Una lección de la historia que cualquier ciudadano consciente y con sentido de patria deberá trabajar y militar para que nunca más se vuelva a producir.

Esta entrada fue publicada en General y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *