“DIME CON QUIEN ANDAS…

Por Daniel Tort

***El Gobernador de la Provincia de Salta, recibió el 27 de Agosto de 2010, en la ampulosa residencia de Finca Las Costas, a John Dimitri Negroponte, que llegó a nuestra tierra, supuestamente como presidente del Consejo de las Américas. Fue agasajado con exagerado protocolo, un opíparo almuerzo, y entre otras lindezas le obsequiaron vinos, un poncho salteño y un lujoso libro con fotografías de nuestra Provincia. Visto de ésta manera, el acto podría inscribirse como otro más de los tantos exhibicionismos del Jefe de Estado, que como el anterior mandatario, al cual se le parece y emula constantemente – a pesar de afirmar hasta el cansancio que él es el cambio -, ostenta una indudable pasión por aparentar aptitudes de buen anfitrión, lo que con tanto dispendio de fondos públicos resulta facilísimo de lograr, satisfaciendo así reiteradamente su ego a costa de los contribuyentes. Pero mirando un poco más en profundidad, el acto llevado a cabo no es sólo una fútil banalidad protocolar, sino que constituye una tropelía política que humilla y avergüenza. Como se dice comúnmente, se siente vergüenza ajena. Para poder entender este punto, primero es conveniente que recordemos qué es el Consejo de las Américas, y también quién es el tal Negroponte.

***El denominado Council of The Americas, es un organismo compuesto por la más amplia gama de empresas transnacionales norteamericanas, que constituyen  la avanzada de lobistas que operan en América Latina para proponer y colocar su  negocios, imponer sus propias reglas de juego y parámetros de inversión, que ellos llaman la libertad de los mercados, y en definitiva, no son ni más ni menos que la cara visible de la avanzada imperialista de captación de economías subdesarrolladas, precisamente para  que sigan siendo siempre de esa condición. Como decía don Arturo Jauretche, hacerle caso a sus recetas, es como ir a comprar al almacén con el manual del comprador escrito por el almacenero. Basta conocer que solamente tienen oficinas en Nueva York, Washington y Miami, para entender que no tenemos participación alguna en ese Consejo de las Américas.  Excepto para seguir poniendo el lomo.
***En cuanto al invitado en este caso, John Dimitri Negroponte,  es necesario conocer que nació en Londres en 1939, que su familia se radicó en Estados Unidos, y que contando solamente con veintidós años y recién egresado de la Universidad de Yale, fue incorporado al Servicio Extranjero de los Estados Unidos por Richard Nixon, por entonces Vice – Presidente de Dwigth Eisenhower. A partir de allí pasó por la CIA (Central de Inteligencia Norteamericana), y la NSA (National Segurity Agency), hasta llegar a Jefe de ese organismo. También ocupó cargos supuestamente diplomáticos, como la embajada de Méjico, Honduras, Naciones Unidas e Irak, ésta última en tiempos de la invasión ordenada por George W Bush.
***De 1971 a 1973, Negroponte fue el oficial a cargo del Consejo de Seguridad Nacional (CSN) para la sección encargada de Vietnam (habla, entre otros idiomas como griego y español, el vietnamita) y recibió directas órdenes de otro criminal de guerra, como fue Henry Kissinger.  En ese entonces trabajaba en la embajada estadounidense en la ex ¬Vietnam del Sur, y durante esos años se libró una guerra neo-colonizadora contra el pueblo de Vietnam, mediante la Operación Fénix, una espantosa operación paramilitar creada y apoyada por la CIA, que entre sus objetivos tenía el implantar el terror, con actos tales como desmembrar los cadáveres de supuestos simpatizantes comunistas en lo que fue Vietnam del Sur y exponerlos en lugares públicos con el fin de disuadir a la gente para que no se unan a la resistencia anti-imperialista.  Llegó un momento en que los paramilitares de la CIA asesinaban a 1800 civiles al mes en el sur de Vietnam.  Según los propios documentos del ex¬ gobierno pro-EE.UU. de Vietnam del Sur, más de 40.000 vietnamitas fueron asesinados por los paramilitares de la CIA nada más contando la Operación Fénix (hubo otras operaciones, siendo ésta una de ellas).  La experiencia obtenida por Negroponte en el ámbito paramilitar en Vietnam lo ayudó luego para su trabajo en Centroamérica. En particular en la colaboración para el derrocamiento de Salvador Allende en Chile, y la puesta en escena del macabro Plan Cóndor, aplicado en Argentina a partir del año 1976.
***Entre 1981 y 1985, en Honduras supervisó la creación y mantenimiento de la base de 3000 hectáreas llamada El Aguacate en Honduras, donde fuerzas de la CIA entrenaron a los terroristas denominados Contras durante la década de los 80.  Dichos Contras luego harían exterminios masivos de supuestos simpatizantes Sandinistas en el país vecino de Nicaragua. Adicionalmente, los Contras también jugaron un papel importante en aterrorizar y asesinar al campesinado en la misma Honduras. La base de El Aguacate, se transformó en un campo de concentración en Honduras durante la década de los años 80 donde se practicó de manera rutinaria todo tipo de abusos y crímenes contra cualquier persona que era considerada un blanco apropiado:  desde líderes estudiantiles hasta campesinos y miembros de sindicatos. En el año 2001 excavaciones en la base descubrieron los cadáveres de más de 185 personas que mostraban signos de todo tipo de abusos físicos. Durante el mandato de Negroponte como embajador en Honduras, los derechos humanos en la región fueron violados de manera rutinaria.  A pesar de que Honduras tenía un supuesto gobierno democrático, las desapariciones de simpatizantes de izquierda ocurrían constantemente.  Por ejemplo, entre los grupos paramilitares terroristas creados por la CIA y con la completa aprobación de John Dimitri Negroponte, estaba el escuadrón de la muerte denominado Batallón 3-16 también conocido como Batallón 316 (cuyos líderes fueron los famosos asesinos en serie llamados Billy Joya y el General Luis Alonso Discua Elvir), el cual secuestró, torturó y asesinó a centenares de personas dentro de Honduras.  En Septiembre del 2001, Bush nombró a Negroponte como embajador de EE.UU. ante la ONU.  Hasta Marzo del 2003, que fue cuando ocurrió la invasión de Irak, Negroponte fue un fuerte vocero a favor de una acción militar contra dicho país, afirmando una y otra vez la mentira ya bien conocida por todos:  Saddam Hussein es una amenaza, ya que tiene armas de destrucción masiva.  Jamás las supuestas armas de destrucción masiva aparecieron.  Todos conocemos hoy la cifra de más de un millón de civiles muertos en Irak, y el genocidio norteamericana en esas tierras. De todo ello Negroponte ha sido actor principal.
***Como se aprecia estimado lector, muy lejos deberíamos estar de agasajar a un personaje de esta calaña, que llega con supuestos títulos y emblemas diplomáticos, pero que en lenguaje llano podríamos denominar, sin lugar a dudas, como un reverendo hijo de puta. Claro, al señor Gobernador de la Provincia de Salta, seguramente le interesarán más las hipotéticas inversiones que podrían llegar de la mano  de este sujeto, ya que en su concepto conservador oligárquico, se lograría el modelito ideal de economía dependiente, con buenos negocios para su entorno. El mismo entorno de siempre.
*** Otra muestra más de sumisión, y una humillación difícil de digerir. Los vasallos recibiendo al amo, de las ideas y del dinero.
***Allá él con su absurda posición, y sus pasiones de codearse con genocidas. Aquí nosotros, que desde el llano la miramos  pasar, pero seguramente sin envidiarle absolutamente nada.

Esta entrada fue publicada en Editoriales y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>