¿LOS INFORMES DE VUELOS? ¡MINGA SE LOS VUA´DAR!

Por Daniel Tort

***Como  en las viejas  épocas, -que a la luz de las manifestaciones del actual senador nacional Juan Carlos Romero y sus insinuaciones, de que tal vez competirá por la gobernación el año venidero,  parecen  más temibles que viejas-, la Dirección de Aviación Civil de la Provincia de Salta, vuelve a ser noticia. Pero como en la anterior gestión, la noticia rara vez la constituye el rescate heroico con el avión sanitario de algún desprotegido habitante de la Puna, o el traslado de algún infante en riesgo desde los departamentos del interior, en alguna apresurada derivación salvadora hacia Buenos Aires. Nada de eso. La novedad de esta semana ha consistido nada más y nada menos, que en haberse  conocido que el Señor Juez en lo Civil y Comercial de Primera Instancia de Salta, Federico CORTEZ, ha ordenado el embargo de ese bien del Estado, en un trámite de ejecución de sentencia iniciado por un comerciante del Norte de la Provincia, por la falta de pago en término de la sentencia condenatoria dictada contra la Provincia de Salta, en un reclamo indemnizatorio. Esta absurda situación ha reactualizado viejos temas de discusión, y sus complicadas aristas, que trataremos de analizar en esta columna.

***La primera y más sencilla de las conclusiones es lógicamente  comprobar,  que el Estado Provincial ha fracasado muy exitosamente en un pleito iniciado por ese ciudadano dueño de una conocidísima casa de artículos del hogar de la Ciudad de Tartagal,  cuyo felino nombre de fantasía no debe confundirse con la cualidad sobresaliente de muchos de los funcionarios del gobierno. Hasta aquí, el hecho de perder un juicio por parte de la Provincia no debería ser una novedad destacable, excepto por haberse conocido que el resultado definitivo se originó en una manifiesta inactividad del señor Fiscal de Estado, quien dejó vencer los plazos de la acción recursiva ante la Corte de Justicia, y que a esa negligencia ahora hay que sumarle, frente a los hechos inevitablemente consumados de resultar perdidosos, que tampoco se ha previsto el depósito pertinente del dinero para evitar el trámite ejecutivo.  Es decir estimado lector, si el Señor Fiscal de Estado hubiera obrado con mayor diligencia, se hubiera pagado la deuda en tiempo y no hubiera sido necesario ningún embargo como el que tratamos. A cualquier profesional del foro que se le detectaran semejantes faltas de dedicación en su profesión, afrontaría un juicio de mala praxis de su cliente, y una probable denuncia ante el Tribunal de Etica y Disciplina. Habrá que ver cuáles son las consecuencias que deberá afrontar este funcionario, ya que a la postre no es sino el abogado de la Provincia, y tiene exactamente los mismos deberes como abogado para con su cliente, que cualquier otro letrado.

***La segunda conclusión inevitable, es advertir que por ese trabajo que ha realizado el abogado que representa a “Casa El Gato”,  habrá que pagar costas judiciales, es decir honorarios, ya que el trabajo no se presume gratuito, y en esa materia entramos a jugar –o juegan con nosotros mejor dicho- los contribuyentes, en la medida que esa regulación de honorarios la deberemos afrontar todos, pues se abonará con recursos públicos.

***Una tercera conclusión más perversa que las anteriores, la constituye el hecho inevitable de que mientras no se levante la medida, el avión no podrá ser utilizado, y por lo tanto los habitantes de las zonas menos provistas de infraestructura sanitaria, que son los que habitualmente necesitan de ese servicio, no lo tendrán a su disposición, aumentándose los riesgos de integridad física por el sólo hecho de vivir lejos de la Capital, y mucho más alejados aún de la sensibilidad de los funcionarios que deberían ocuparse de ellos.

***Pero la preocupación mayor de todo este desbarajuste, la constituye el volver a conocer y recordar, que ciertos sectores de la anquilosada administración del ex gobernador Juan Carlos Romero, a pesar de todas las promesas de cambio, se mantienen intactos, con sus privilegios y negocios poco claros. Hagamos memoria, y  recordemos que la única empresa privada que ostenta un hangar en el predio de la Dirección de Aviación Civil, es AVIONSUR,  cuyo propietario es…. Sí¡¡¡¡¡¡ adivinó estimado lector, Juan Carlos Romero; y que en ese hangar se estaciona un avión lear jet, cuyas características son….Sí¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ volvió a adivinar, exactamente las mismas que las del avión de la Provincia; que usan ambas los mismos repuestos, el mismo combustible, los mismos servicios técnicos, los mismos planes de revisión, los mismos cursos de entrenamiento de los pilotos, y hasta los mismos pilotos¡¡¡¡¡¡ Todo ello armado y llevado adelante por el señor Ricardo FUNES, ex director de Aviación Civil de la gestión del ex gobernador Romero, y actual Director de Aviación Civil de la gestión del actual gobernador Juan Manuel URTUBEY. Este funcionario es el mismo que en el mes de Febrero del año 2008, trajo desde los Estados Unidos, el lear jet de propiedad del ex gobernador, mientras ejercía la función de Director y piloto a la vez, del Gobierno de Salta en el primer caso, y como empleado privado de Romero en el segundo, todo al mismo tiempo, y estando ya en funciones el actual gobernador, que mientras todo esto ocurría, miraba para cualquier lado, menos para el aeropuerto.  A esta altura del relato, ya no tengo seguridad de quien gobierna, quien es empleado de quién, en qué avión se cargan las horas de vuelo, los haberes de los pilotos,  los repuestos y las rutas de navegación.

***El tan mentado FUNES estaría por estas horas en los Estados Unidos, pero como todas las otras veces nunca sabremos exactamente a qué viajó, ni para quién es el viaje, ni  a quién se le facturarán los viáticos, o cuál será el resultado de su gestión. Tampoco quién será el beneficiario de esa gestión. Todo ello en las más absoluta orfandad informativa sobre los vuelos de todas las aeronaves de la Provincia, porque como se conoce, a pesar de haberse solicitado en reiteradas oportunidades, tanto al señor Director de Aviación Civil-entrenador-traedor de aeroanves-piloto y repuestero Ricardo FUNES,  mediante notas presentadas en la repartición a su cargo, que se nos brinde el detalle pertinente, prima hasta ahora el silencio y la indiferencia. Tampoco nos ha respondido el señor Gobernador de la Provincia, ante el pedido expreso ingresado por Mesa de Entradas de la Secretaría General de la Gobernación. Antes de nuestras presentaciones, teníamos serías dudas sobre el uso correcto y legal de las aeronaves de la Provincia. Ahora hemos despejado todas y cada una de esas dudas; tenemos la absoluta certeza de que el manejo es irregular, ilegal, y abusivo, y que mantener sin respuesta al periodismo sobre este tema, es la mejor manera de confirmar que algo muy oscuro se teje en ese ámbito.

***¿Por qué el Ministerio Público no investiga este tema? ¿Por qué la Auditoria General de la Provincia no interviene y audita el enorme gasto que se detecta en esta área? Las respuestas que se escuchan desde los ámbitos oficiales, son de lo más pintorescas y variadas. Desde que no se enteran nunca de las notitia criminis porque no leen los diarios ni escuchan  las radios, hasta afirmar como lo hace el gobernador de la Provincia, con cara de: ¡qué amplio y democrático que soy! de que toda la información la tiene  el Senado de la Provincia, como si ese intrincado cuerpo de complicidades que mora en el  edificio de la ex Caja de Jubilaciones, fuera una vidriera donde el ciudadano puede ir y pedir, a la carta,  esos datos. No pierda el tiempo estimado lector en hacer el intento de ir al Senado Provincial a pedir dato alguno, porque luego de que el empleado que lo atiende, recobrado de la sorpresa mayúscula del pedido, y recuperado el aliento después de haber  cesado de hacer tumbas a la olla de espaldas entre los escritorios, atine a reaccionar, le informará que deberá presentar una nota firmada, con copia del DNI, certificada por la cancillería de Burundi, en ayunas, y en la mañana del próximo 15 de Septiembre. Si esos datos realmente estuvieran en el Senado, sería, créame,  una enorme sorpresa, derivada de enterarnos que en los últimos tiempos, en el Senado de la Provincia alguien trabaja o hace algo. Pero no se ilusione lector,  ellos sólo tienen los datos globales de viajes, en una intrincada planilla que solamente un experto en aviación la puede leer. Por supuesto que ningún senador entiende nada tampoco, pero eso no importa, total igual no van a controlar nada. Como se comprueba entonces, este tema  seguirá siendo secreto de gobernantes. Cualquiera fuera el gobernante de turno. Total los supuestos poderes públicos de control ponderados de independientes, desde los ventanales de la Ciudad Judicial solo atinan a mirar los cerros de Lesser;  y los únicos aviones que les preocupan, son las rasantes  avionetitas que despegan del Aero Club todas las mañanas, rozando  los techos del tercer piso en vuelos de instrucción para principiantes. Los demás, están tan pero tan lejos de sus pensamientos, que la seguridad y la impunidad  con las que se manejan los Ricardos Funes, seguirá siendo la vara con la que se midan, tanto la total carencia de independencia de poderes, como la desaprensión de los funcionarios en el manejo de la cosa pública.

Esta entrada fue publicada en Editoriales y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>